viernes, 25 de noviembre de 2016

"...la piel arropa;no desgarra".


Si no recuerdo mal y esta extraña memoria no me falla, hoy es el día exacto donde puedo afirmar que hace aproximadamente dos años y medio fallecí: sin velatorio, sin sepultura, sin huesos a los que disecar (bueno, más bien en los huesos me hallo tras la arrastrada angustia de estar 365 días por dos más unos cuantos meses padeciendo algo de lo que se muere y se sobrevive o resucita a la vez) sin cenizas por las que ir a cualquier lugar y esparcirlas…aquí sólo se esparce una cosa; el insulto, el golpe, el daño, el aislamiento, la mutilación psicológica, el embuste, la mala palabra regalada, la rutina triste, el quebrantamiento de una libertad que al final se vuelve prófuga de una/o misma/o… y es que nadie se salva, ni siquiera alguien como yo, que siempre pensé estar “a flote” de estas cosas y ante estos hechos… vayan preparando las condolencias porque aquí comienza parte de mi propia historia…una vivencia totalmente “mortal”.

 

-“Guapa, princesa, mi amor, cariño, preciosa, puta, zorra, verduga, enferma, cagona,  tísica, huérfana, sidosa, yonki, perra...”

-¿Así es como se reproduce el sentimiento del hombre hacia la mujer? O sin embargo, ¿así es como se suman términos a la pirámide de la construcción del maltrato?-

Verano del 2014: (viva, sin tumba)

Soy joven, me miraba al espejo, me identificaba como una mujer sencilla, que no por rubia y ojos verdes extraordinaria, al contrario, corriente, de identificada altura, jirafa tal vez… el espejo no se burlaba, me acompañaba en esas características y lo que era más importante, tenía una estabilidad mental e internamente emocional. ¡Por cierto! Soltera (lo estaba).

Una red social, un “agregar contacto” y… señoras/es el comienzo de un fiel calvario, una cruz a cuestas que me escupirá en la cara, me llevará a la ruina, me regalará intenciones de suicidio y a fuego mil heridas, cicatrices, hematomas más…

Con aspecto de galán, de esos que provocan morbosidad, de esos de los que a primera vista confundes con otras nacionalidades, de esos que saben perfectamente escoger a sus víctimas (seremos después supervivientes, o lo intentaremos) y ponerlas en el más exacto objetivo: hacerlas cadáver.

Intercambias unos mensajes de texto hasta que las llamadas telefónicas se convierten en la rutina nocturna de todo un mes de Julio, de Agosto…incluso de principios de Septiembre…esa rutina que encanta, que gusta, que endulza, que fantasea, que acompaña…que enamora. Dos voces en una… (aquí huele a muerta y yo aún no quería sepultarme)
 
 
 
...

6 comentarios:

  1. Sólo es maltrato cuando se dice con bajeza, pero también las palabras delicadas pueden herir con refinamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en este caso vino con un léxico y abecedario cruel debajo del brazo desde la cuna...sus cuerdas vocales fueron algo similar a un k.o ocasionado por unos maltratadores guantes de boxeo, si es que eso pueda ser el más "suave" de los ejemplos.

      Eliminar
  2. Sobreviviste a ese monstruo,menos mal.
    Eres valiente al expresarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual de valiente como las/os que me mostráis apoyo y seguimiento.
      Gracias iinfinitas :)
      muchos besos

      Eliminar
  3. Madre mía

    Se de lo que hablas

    Te abrazo y te digo valiente. Sí valiente y mujer que dice lo q muchos callan y acallan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuánto sirve de "cura y terapia" expresiones como la tuya, y más cuando se comparte de lo que se habla.
      Te devuelvo un enorme abrazo y seguiré atenta tus pasitos :)

      Eliminar