domingo, 4 de diciembre de 2016

Infernales Bendiciones

...con el paso del tiempo coleccionaremos tormentas.



Cómo escuece convencerse
De lo que se aísla
De lo que hace que me muestre así
Donde rondan las esquinas pasajeras
Y fermenta toda herida oxigenada
Esta lluvia de Dios proclama
Algo que hacer, algo que aniquilar.
Sientes las cadenas del aullido
Como el grito más hábil de la Tierra
Tan adentro soterrada
Tan aislada
El silencio.
No pretendo altares fugaces
No hablo soberanías de un metal
Solamente el soliloquio de lo que une
Se asoma
Ese insospechado momento
Por lo que olvidarte será la consecuencia.

2 comentarios:

  1. La calma es la consecuencia de alguna tormenta.

    ResponderEliminar
  2. de ahí que hasta el subconsciente ha de estar alerta!

    ResponderEliminar