sábado, 30 de junio de 2018

SI EYACULAS PRIMERO...

Al morir,me dije: - ¡Se ha dado a la fuga!-
Un tanto extrañada pero con la fidelidad de una certeza y en ropa interior me auto-convencí.;sin ataduras...afirmándolo cuando ya me encontraba despojada de todo telar y esta carne joven me cubría como aplazado panteón:
-SIEMPRE QUERRÁS VOLVER A MI DESDE EL DÍA EN EL QUE YO NO EXISTA... 
LO LLAMO VIVIR.






sábado, 16 de junio de 2018

.SADISMO FUNESTO Y REALIDADES...

Quiero jugar al billar mientras pienso en cómo sería el sexo sobre esa tabla de juego entre las bolas...
pero sigo sola 
en este fantasmagórico roleplay,
donde me doy cuenta de que me abandonaste húmeda,
sin estremecerme.
Ahora mi corazón solamente y solo 
huele a cemento mojado.
Matriz por bandera.




 



sábado, 2 de junio de 2018

HAS ASISTIDO A UNA CEREMONIA...como una yegua desbocada...

En un restaurante,bajo la mesa;
sin mesa para mi (transparente)
legítima,borrosa...empañada por tu sed.
Me he visto dulcificarme con el paso de tu lengua entre los hilos de mi ropa.
Mi carne canjeada entre tus manos de archipiélago;
De nuevo tus labios en el piso bajo de los míos...
posturas modificadas,
una masa,
tonificada,
no momificada...
Un tesoro sexual: la vagina,
Yo,clitoriana.




martes, 29 de mayo de 2018

LA MUERTE NO SABE LAMERTE...

...TODO ES SABIDO DE LOS MUERTOS HASTA QUE VIVEN CASI VIVOS SIN CONSEGUIR SU REGRESO EN EL INTENTO.
...SE FRACTURARÁN LOS HUESOS EN EL ACTO DE MAMARSE EL CORAZÓN CUANDO EYACULE EL LATIDO INEXISTENTE.

.JAIME SABINES.

I
Mientras los niños crecen, tú, con todos los muertos,
poco a poco te acabas.
Yo te he ido mirando a través de las noches
por encima del mármol, en tu pequeña casa.
Un día ya sin ojos, sin nariz, sin orejas,
otro día sin garganta,
la piel sobre tu frente agrietándose, hundiéndose,
tronchando obscuramente el trigal de tus canas.
Todo tú sumergido en humedad y gases
haciendo tus desechos, tu desorden, tu alma,
cada vez más igual tu carne que tu traje,
más madera tus huesos y más huesos las tablas.
Tierra mojada donde había tu boca,
aire podrido, luz aniquilada,
el silencio tendido a todo tu tamaño
germinando burbujas bajo las hojas de agua.
(Flores dominicales a dos metros arriba
te quieren pasar besos y no te pasan nada.)

II

Mientras los niños crecen y las horas nos hablan
tú, subterráneamente, lentamente, te apagas.
Lumbre enterrada y sola, pabilo de la sombra,
veta de horror para el que te escarba.

¡Es tan fácil decirte "padre mío"
y es tan difícil encontrarte, larva
de Dios, semilla de esperanza!

Quiero llorar a veces, y no quiero
llorar porque me pasas
como un derrumbe, porque pasas
como un viento tremendo, como un escalofrío
debajo de las sábanas,
como un gusano lento a lo largo del alma.

¡Si sólo se pudiera decir: "papá, cebolla,
polvo, cansancio, nada, nada, nada"
!Si con un trago te tragara!
¡Si con este dolor te apuñalara!
¡Si con este desvelo de memorias
-herida abierta, vómito de sangre-
te agarrara la cara!

Yo sé que tú ni yo,
ni un par de valvas,
ni un becerro de cobre, ni unas alas

sosteniendo la muerte, ni la espuma
en que naufraga el mar, ni -no- las playas,
la arena, la sumisa piedra con viento y agua,
ni el árbol que es abuelo de su sombra,
ni nuestro sol, hijastro de sus ramas,
ni la fruta madura, incandescente,
ni la raíz de perlas y de escamas,
ni tío, ni tu chozno, ni tu hipo,
ni mi locura, y ni tus espaldas,
sabrán del tiempo obscuro que nos corre
desde las venas tibias a las canas.

(Tiempo vacío, ampolla de vinagre,
caracol recordando la resaca.)

He aquí que todo viene, todo pasa,
todo, todo se acaba.
¿Pero tú? ¿pero yo? ¿pero nosotros?
¿para qué levantamos la palabra?
¿de qué sirvió el amor?
¿cuál era la muralla
que detenía la muerte? ¿dónde estaba
el niño negro de tu guarda?

Ángeles degollados puse al pie de tu caja,
y te eché encima tierra, piedras, lágrimas,
para que ya no salgas, para que no salgas

III

Sigue el mundo su paso, rueda el tiempo
y van y vienen máscaras.
Amanece el dolor un día tras otro,
nos rodeamos de amigos y fantasmas,
parece a veces que un alambre estira
la sangre, que una flor estalla,
que el corazón da frutas, y el cansancio
canta.

Embrocados, bebiendo en la mujer y el trago,
apostando a crecer como las plantas,
fijos, inmóviles, girando
en la invisible llama.
Y mientras tú, el fuerte, el generoso,
el limpio de mentiras y de infamias,
guerrero de la paz, juez de victorias
-cedro del Líbano, robledal de Chiapas-
te ocultas en la tierra, te remontas
a tu raíz obscura y desolada

IV

Un año o dos o tres,
te da lo mismo.
¿Cuál reloj en la muerte?, ¿qué campana
incesante, silenciosa, llama y llama?
¿qué subterránea voz no pronunciada?
¿qué grito hundido, hundiéndose, infinito
de los dientes atrás, en la garganta
aérea, flotante, pare escamas?

¿Para esto vivir? ¿para sentir prestados
los brazos y las piernas y la cara,
arrendados al hoyo, entretenidos
los jugos en la cáscara?
¿para exprimir los ojos noche
a noche en el temblor obscuro de la cama,
remolino de quietas transparencias,
descendimiento de la náusea?

¿Para esto morir?
¿para inventar el alma,
el vestido de Dios, la eternidad, el agua
del aguacero de la muerte, la esperanza?
¿morir para pescar?
¿para atrapar con su red a la araña?

Estás sobre la playa de algodones
y tu marca de sombras sube y baja.


V

Mi madre sola, en su vejez hundida,
sin dolor y sin lástima,
herida de tu muerte y de tu vida.

Esto dejaste. Su pasión enhiesta,
su celo firme, su labor sombría.
Árbol frutal a un paso de la leña,
su curvo sueño que te resucita.
Esto dejaste. Esto dejaste y no querías.

Pasó el viento. Quedaron de la casa
el pozo abierto y la raíz en ruinas.
Y es en vano llorar. Y si golpeas
las paredes de Dios, y si te arrancas
el pelo o la camisa,
nadie te oye jamás, nadie te mira.
No vuelve nadie, nada. No retorna
el polvo de oro de la vida.



Jaime Sabines

.LA CIUDAD DE LOS SUEÑOS. UN SÍNDROME SIN PELIGRO DE EXTINCIÓN...

Aliyah está algo inquieta,no para de gritar e insultar contra lo efímero del tiempo, al aire matinal,con la torpeza de que ninguno de ellos descargará junto con su alboroto esa rabia y prematura prisa de que en 48 horas tiene cita con el tatuador,Fran,Y AÚN  NO SABE CÓMO LA TRATARÁ O SI LA PONDRÁ ALGÚN IMPEDIMENTO,pues no se ha atrevido a decírselo...y para ella es su primer mural pictórico y gráfico en propia piel que la resulta algo así como la siguen resultando desde la infancia los payasos o las muñecas de porcelana,MÁS SU PROPIO HANDICAP... ¡pavor absoluto y rigidez!

Mientras,su hija,pura aventurera,escaladora y fiel a su creencia de ser una súper heroína de los cuentos de Marvel,con tan sólo cinco años de liturgia y corta edad,se ha presentado en el hogar a su regreso del colegio con toda una rodilla amoratada,extremidades superiores rasgadas y sangrantes;como si de una pelea entre felinas en celo se hubiese tratado. -¡Qué calamidad!-exclamaría la abuela si la viera.
Esto suele suceder muy a menudo, con bastante asiduidad y frecuencia...llaman desde el centro escolar para informar a Aliyah de que la recoja con máxima brevedad posible y tome las decisiones que crea pertinentes bajo su responsabilidad;pues las aulas no cuentan con servicio médico y un simple botiquín de sepamos nosotros qué prehistoria no hace buen servicio...así que en sus manos maternofiliales queda acudir al centro de salud o proceder a hacer las curas oportunas en su propio domicilio.
Aliyah,ya es como de la casa en la farmacia...guantes,agua oxígenada,betadine,etc...
-¡¿Qué,la chiquilla trepadora una vez más nena?¡- en modo sonriente .... -¿te pongo lo de siempre?- Aquella parecía una conversación en cualquier barra del típico bar donde terminamos en la mayoría de las ocasiones aquellos/as que alguna vez en la vida hemos experimentado lo que es un desencuentro amoroso... mientras la pequeña ratona, no parecía tener dolencia alguna; observaba fascinada todos los ungüentos...
Esto tampoco era ninguna novedad; se repetía más de una vez por semana...la farmacéutica ya acostumbrada a las peripecias no se asombraba nunca a su pesar.
-¡Sí reina,sí...yo ya no sé qué hacer con ella....escala y trepa cuando y por donde se le da la gana!- medio suspiró Aliyah a modo de respuesta.

Es en este momento cuando Aliyah se pone manos a la obra en dichas circunstancias; siempre el mismo ritual,proceso...con discreción,sutileza e incluso hasta diría yo premeditación.. y poco más adelante sabrán a qué me estoy refiriendo y por qué.
Ella también lleva un corte en la mano izquierda de cuando quiso serrar la antiquísima, casi de coleccionista y anticuario mesa de Nogal y barniz de la abuela,ya mencionada anteriormente..y esta vez está tardando mucho en cicatrizar la herida,e incluso supura a veces como también al más mínimo roce derrama gotitas de sangre similar a una flor marchita cruelmente por el tiempo y el descuido...en la pérdida total de sus pétalos.
Pero,¿para qué acudir a urgencias?,¿para volver de nuevo a la vergüenza e incomprensión aún en estos tiempos que corren, de una sociedad que por el contrario retrocede  y se vuelve más amarga,que se cree con el permiso de pre-juzgar o diagnosticar sin ser expertos/as en la materia?... mejor dejémoslo pasar...dejar que el "caos" y el "abismo" carnal pasen y no chafen un día más para ambas, Un día normal, para dos SERES HUMANOS VIVIENTES NORMALES.
No arriesgar tampoco demasiado con la pequeña y que al igual,evitar, disgusto o episodio breve de tristeza la provoquen algo innecesario...el rechazo directo de los que nos rodean, ya sean conocidos o no; ya tengan conocimiento de nuestras vivencias o ni puñetera idea de ellas..seamos convalecientes crónicos de ese "abandono" que parecíamos tener cuando todo aquello era saludable.
-¡Ven,hija! paso a paso,sin cura que se persigne por nosotras,pero con dulzura...con la cura a tu caduco malestar...ya verás que en poco tiempo te encontrarás mucho mejor...pero que no se vuelva a repetir,por favor- Eso enterneció demasiado el ambiente,la pequeña agachó la cabeza de manera obediente y no hizo falta más "reproche".


Lo de Aliyah es fruto perenne ya, es diferente, distinto...y por el momento no dejará de serlo...el SIDA lleva años abrazándola...así como también lo hizo con grandes ilustres de las letras como Gil de Biedna, entre otros y otras archiconocidos y conocidas que por gran fatalidad terminaron en la cuna mortuoria a causa del virus VIH.



[...]



CON MAREVA:

Se me ha acabado el vino. El vino sube las defensas ante la gripe y la desolación, contra la propiedad, contra la prosa y el reino. Se desliza, te canta los huesos, te seca el quebranto en su humedad y tira a fusil la Vía Láctea. Y todo es bello. Tu palabra mortal, tu silencio asesino, en mi palma escrita, también me trajo el amor.

1 comentario:

  1. Queridísima maestra, y no bajo los efectos de lo sanguinolientos, del licuarse la vida... amor con garantía preceden a tus palabras y signos, a tu a veces y en ocasiones mortalidad sin mortaja a la que acudir para dar las gracias por un talento que en raras ocasiones uno se topa con él y consume sus sentidos en versos no de escenario pero sí de atril conmemorativo a nombres y personas exclusivos como el tuyo y nunca con el uso de la clonación, al convertirte tú en algo tan semejante a ti que todo experto en la materia envidiaría ser; como yo me incluyo.
    Good Vibes mi ser mágico.