domingo, 7 de octubre de 2018

AUTOFOLLARSE


Dije fuego como quien dice llama y me convertí en puro cubito de hielo sin ningún afán por derretirse, al contrario... quería fantasear con un sexo donde todo sea pecado, donde el mes de Octubre no sea ese por el que todos despiertan una ferviente pasión a la hora de profanar tumbas... -¡TODOS QUIEREN SER E.A.POE!- grité a los puntos cardinales de mi propio planeta, que obviamente no es el vuestro... faltaría más que yo ahora fuese tachada como la rubia de ojos verdes generosa sin ánimo de lucro...-¡¿dónde vamos a parar?!-
Y por el momento conduces, sin el alta de tu equipo psicoterapéutico...hoy te lo quieres arriesgar todo: menos ir al casino: eso solamente para cenas de alta gama y para cuando te soliciten como señorita de compañía... y yo de compañías mejor ni hablo porque ando con el rifle sin munición y no sea que salpiquen inequívocas conclusiones... lo que iba diciendo, o mejor dicho: conduciendo... ese tensar del tanga tan sensual que has estrenado esa misma tarde, el del encaje, el del color más sexy por el que cualquier parpadeo se quedaría totalmente estático... sabes que tienes un culo por el que más de uno y una babean, lo sabes, lo sé... cuestión de genética me digo siempre... todo esto sucede hasta que paras en el primer estacionamiento que encuentras, te remangas ese vestido rojo y deslizas la sutil prenda interior hasta el filo de los tacones... también confirmas que te cuidas pies y manos para cualquier fetichista que se proponga palparlos/as y tú quizá te lo pienses pero lo más probable es que ocurra como el látex y termines bufando una respuesta o aullido malsonante de -¡No me tocarás hasta que no me recites algunos versos de rancheras Luis Miguel o me sigas la conversación sobre ufología y JJ.Benítez!-
Una vez con el clítoris remangado y el vestido al aire ya bastante húmedo, y sí, me he expresado bien.. te decides a olfatear la agenda de los "olvidados"... pero... -¡bah!- No merece para nada la pena... un coche de patrulla anda de guardia en su ronda y una, mientras, va a utilizar su fiel mano que no solamente sirve para escribir sino para rondar el placer que uno mismo sabe experimentar.
Los dedos terminarán en la boca, relamiéndolos y saboreando el lubricar cósmico, clitoriano y vaginal como otro pudiera haberlo hecho y ninguna le hemos dejado... DESPUÉS DE TODO, LA PROPIA DEGUSTACIÓN SERÁ EL MEJOR CRITERIO A LA HORA DE PONER A SONAR UN CABECERO EMPOTRADOR.

domingo, 30 de septiembre de 2018

2xbo.B

Hace una semana que probé tus labios
Tan calmados,Tan serenos;
como los llevaba probando en sueños
hacía años, ellos también los hacían y no por ello se cumplieron,pero:
en soledad,
en anhelo,
con deseo,
en fuego,
contigo pero sin ti (yo ardiente)
Nunca fugitiva hubiese querido en  ese momento.
Hace una semana
volví a creer en  la existencia de la luz lunar sobre nuestras mandíbulas;
En una sola dirección fija:
la de tus ojos,
esos que reflejan en mi alma algo condensado,
a cada instante que existes
aunque la vida pase sin nosotros juntos,
y mi mente no te olvide, 
como mi  mirar tampoco...
Te perpetuaré al son de flores agraciadas 
sin destinatario,
hasta que me beses la clavícula y,
sienta tu lengua en mi cuerpo trazando la palabra amor,
tan húmeda como lo estaba en aquella gloria nada vanidosa,
colosal, 
de callejón y de entrepierna..
furtiva y sin testigos.
Tú y yo sin que exista un viento en ti
 hasta que desees unirte a mí,
en mi pobreza aún tan poco amorosa.

Fiel depredador:
-¿Querrías ser mi bestia?-




                                                                    

sábado, 30 de junio de 2018

SI EYACULAS PRIMERO...

Al morir,me dije: - ¡Se ha dado a la fuga!-
Un tanto extrañada pero con la fidelidad de una certeza y en ropa interior me auto-convencí.;sin ataduras...afirmándolo cuando ya me encontraba despojada de todo telar y esta carne joven me cubría como aplazado panteón:
-SIEMPRE QUERRÁS VOLVER A MI DESDE EL DÍA EN EL QUE YO NO EXISTA... 
LO LLAMO VIVIR.






sábado, 16 de junio de 2018

.SADISMO FUNESTO Y REALIDADES...

Quiero jugar al billar mientras pienso en cómo sería el sexo sobre esa tabla de juego entre las bolas...
pero sigo sola 
en este fantasmagórico roleplay,
donde me doy cuenta de que me abandonaste húmeda,
sin estremecerme.
Ahora mi corazón solamente y solo 
huele a cemento mojado.
Matriz por bandera.




 



sábado, 2 de junio de 2018

HAS ASISTIDO A UNA CEREMONIA...como una yegua desbocada...

En un restaurante,bajo la mesa;
sin mesa para mi (transparente)
legítima,borrosa...empañada por tu sed.
Me he visto dulcificarme con el paso de tu lengua entre los hilos de mi ropa.
Mi carne canjeada entre tus manos de archipiélago;
De nuevo tus labios en el piso bajo de los míos...
posturas modificadas,
una masa,
tonificada,
no momificada...
Un tesoro sexual: la vagina,
Yo,clitoriana.




martes, 29 de mayo de 2018

LA MUERTE NO SABE LAMERTE...

...TODO ES SABIDO DE LOS MUERTOS HASTA QUE VIVEN CASI VIVOS SIN CONSEGUIR SU REGRESO EN EL INTENTO.
...SE FRACTURARÁN LOS HUESOS EN EL ACTO DE MAMARSE EL CORAZÓN CUANDO EYACULE EL LATIDO INEXISTENTE.

.JAIME SABINES.

I
Mientras los niños crecen, tú, con todos los muertos,
poco a poco te acabas.
Yo te he ido mirando a través de las noches
por encima del mármol, en tu pequeña casa.
Un día ya sin ojos, sin nariz, sin orejas,
otro día sin garganta,
la piel sobre tu frente agrietándose, hundiéndose,
tronchando obscuramente el trigal de tus canas.
Todo tú sumergido en humedad y gases
haciendo tus desechos, tu desorden, tu alma,
cada vez más igual tu carne que tu traje,
más madera tus huesos y más huesos las tablas.
Tierra mojada donde había tu boca,
aire podrido, luz aniquilada,
el silencio tendido a todo tu tamaño
germinando burbujas bajo las hojas de agua.
(Flores dominicales a dos metros arriba
te quieren pasar besos y no te pasan nada.)

II

Mientras los niños crecen y las horas nos hablan
tú, subterráneamente, lentamente, te apagas.
Lumbre enterrada y sola, pabilo de la sombra,
veta de horror para el que te escarba.

¡Es tan fácil decirte "padre mío"
y es tan difícil encontrarte, larva
de Dios, semilla de esperanza!

Quiero llorar a veces, y no quiero
llorar porque me pasas
como un derrumbe, porque pasas
como un viento tremendo, como un escalofrío
debajo de las sábanas,
como un gusano lento a lo largo del alma.

¡Si sólo se pudiera decir: "papá, cebolla,
polvo, cansancio, nada, nada, nada"
!Si con un trago te tragara!
¡Si con este dolor te apuñalara!
¡Si con este desvelo de memorias
-herida abierta, vómito de sangre-
te agarrara la cara!

Yo sé que tú ni yo,
ni un par de valvas,
ni un becerro de cobre, ni unas alas

sosteniendo la muerte, ni la espuma
en que naufraga el mar, ni -no- las playas,
la arena, la sumisa piedra con viento y agua,
ni el árbol que es abuelo de su sombra,
ni nuestro sol, hijastro de sus ramas,
ni la fruta madura, incandescente,
ni la raíz de perlas y de escamas,
ni tío, ni tu chozno, ni tu hipo,
ni mi locura, y ni tus espaldas,
sabrán del tiempo obscuro que nos corre
desde las venas tibias a las canas.

(Tiempo vacío, ampolla de vinagre,
caracol recordando la resaca.)

He aquí que todo viene, todo pasa,
todo, todo se acaba.
¿Pero tú? ¿pero yo? ¿pero nosotros?
¿para qué levantamos la palabra?
¿de qué sirvió el amor?
¿cuál era la muralla
que detenía la muerte? ¿dónde estaba
el niño negro de tu guarda?

Ángeles degollados puse al pie de tu caja,
y te eché encima tierra, piedras, lágrimas,
para que ya no salgas, para que no salgas

III

Sigue el mundo su paso, rueda el tiempo
y van y vienen máscaras.
Amanece el dolor un día tras otro,
nos rodeamos de amigos y fantasmas,
parece a veces que un alambre estira
la sangre, que una flor estalla,
que el corazón da frutas, y el cansancio
canta.

Embrocados, bebiendo en la mujer y el trago,
apostando a crecer como las plantas,
fijos, inmóviles, girando
en la invisible llama.
Y mientras tú, el fuerte, el generoso,
el limpio de mentiras y de infamias,
guerrero de la paz, juez de victorias
-cedro del Líbano, robledal de Chiapas-
te ocultas en la tierra, te remontas
a tu raíz obscura y desolada

IV

Un año o dos o tres,
te da lo mismo.
¿Cuál reloj en la muerte?, ¿qué campana
incesante, silenciosa, llama y llama?
¿qué subterránea voz no pronunciada?
¿qué grito hundido, hundiéndose, infinito
de los dientes atrás, en la garganta
aérea, flotante, pare escamas?

¿Para esto vivir? ¿para sentir prestados
los brazos y las piernas y la cara,
arrendados al hoyo, entretenidos
los jugos en la cáscara?
¿para exprimir los ojos noche
a noche en el temblor obscuro de la cama,
remolino de quietas transparencias,
descendimiento de la náusea?

¿Para esto morir?
¿para inventar el alma,
el vestido de Dios, la eternidad, el agua
del aguacero de la muerte, la esperanza?
¿morir para pescar?
¿para atrapar con su red a la araña?

Estás sobre la playa de algodones
y tu marca de sombras sube y baja.


V

Mi madre sola, en su vejez hundida,
sin dolor y sin lástima,
herida de tu muerte y de tu vida.

Esto dejaste. Su pasión enhiesta,
su celo firme, su labor sombría.
Árbol frutal a un paso de la leña,
su curvo sueño que te resucita.
Esto dejaste. Esto dejaste y no querías.

Pasó el viento. Quedaron de la casa
el pozo abierto y la raíz en ruinas.
Y es en vano llorar. Y si golpeas
las paredes de Dios, y si te arrancas
el pelo o la camisa,
nadie te oye jamás, nadie te mira.
No vuelve nadie, nada. No retorna
el polvo de oro de la vida.



Jaime Sabines