lunes, 28 de noviembre de 2016

"Frías rumbas portuguesas..."

Existen esos días de mierda y esa mierda de días ... con o sin mierda hoy es otro día.
¿Dónde queda la fugacidad del tiempo cuando todo transcurre tan eternamente?
El dolor, el sufrimiento, las heridas, la nostalgia... -"yo antes era hierro"- me digo.
Estoy fundida, solidificada, solapada; soy un sin ritmo ni compás en mi propia partitura...y eso lo lamento, no sabéis cuánto.
Me han dotado de una supuesta LIBERTAD y yo sin embargo cada día me siento más encarcelada... y él? (me tienen prohibido girar entorno a esa pregunta) pero qué queréis que os diga, será el síndrome de dependencia, pero no hay momento que no deje de pensar en qué bragas estará rompiendo o a qué cuellos estará maltratando ahora; los "te quiero" de por medio nunca fueron buenos...si pudiese manifestaros su D.N.I, su retrato, sus vicios, sus costumbres, sus malos tratos...pero así son los procesos judiciales y condenas...hasta que no llegan no se hornean, y un buen pastel ha de estar en su justo punto: -¿me comprendéis?- es un aviso para las que estáis fuera, no gritéis, aullar, no durmáis, despertad ... entre sus manos se manifiesta la falsa caricia y la afilada guadaña... a mí nadie me dijo que las rumbas iban a aniquilar tanto.

1 comentario:

  1. El amor es la palabra más utilizada por la delincuencia a la hora de conseguir unas rumbas... Así que si no te habla de amor ni quiere bailar contigo estás en el perfecto cielo.

    ResponderEliminar